Ingresa o inscríbete

Distribuir contenido

¿Porque CCHE?

La Primera Dama de la nación se arremanga para trabajar como voluntaria en los comedores para ayudar a quienes no tienen alimentos para comer. La Primera Dama reinstala la hortaliza en la Casa Blanca, que por cierto, es la primera en producir comida desde el famoso Jardín de la Victoria de la Primera Dama Eleonor Roosevelt hace más de sesenta años. Y la Food Network incluso hace un episodio especial de El Chef de Hierro (Iron Chef) usa verdura de la Casa Blanca como ingrediente secreto. Claramente el tema de la obesidad está en la agenda pública y eso puede ser algo bueno.

Sin embargo, ha habido también algunas cosas negativas con toda esta atención. El poner mucha atención en la obesidad (versus la creación de ambientes saludables) ha llevado a un aumento de culpabilización de las víctimas y estigmatización de quienes no caben en las nociones occidentales de belleza y buena forma física. Las personas con bajos ingresos de por si ya están apretadas de dinero y, aunque no es por su culpa, viven en comunidades con acceso limitado a comida sana y con pocos lugares para la recreación segura. Estos problemas se agravan por los esquemas de seguro médico privado y público que penalizan a los clientes por tener sobrepeso sin consideración de la genética o la relevancia cultural.

Washington, D.C., en donde yo vivo es un ejemplo que viene al caso. DC, para todo aspecto práctico, es en realidad dos ciudades. Es la grandiosa capital de esta nación con sus majestuosos edificios y sus bien cuidados jardines. Es también el Distrito de Columbia, un centro urbano golpeado fuertemente por la crisis y la pobreza, en donde incluso el acceso a agua potable segura es un reto para muchas familias. Hay muchos lugares como D.C. para los que el acceso a alimentos sanos y lugares seguros para jugar es más como enfrentar una pista de obstáculos que hacer “decisiones” (“choices”).

De hecho, cuando se trata de comida sana y de lugares verdes, sanos para jugar, muchas familias tienen muy pocas opciones. Hay miles de vecindarios a través de este país sin ningún parque o área verde pública y demasiadas comunidades con parques que no tienen los suficientes recursos. Gracias a años de recortes de presupuesto y a negligencia pública, los juegos infantiles están a menudo rodeados por escombros y vidrios rotos. Los programas de recreación organizada son demasiado pocos y para los adolescentes prácticamente no existen. En Nueva Orleans, por ejemplo, la ciudad recortó el presupuesto del Departamento de Recreación de Nueva Orleans a cero, aun cuando la ciudad tuvo 500 por ciento más ingreso después del huracán Katrina como resultado de los fondos de recuperación. Si leyó usted bien. Cero fondos para la recreación de cara a un incremento de cinco veces del presupuesto. Los padres de familia que ya estaban trabajando sin descanso para reconstruir muchos aspectos de sus vidas, están tratando de mantener estos programas abiertos sin apoyo del sector público. Ellos no deberían de tener que hacerlo.

El acceso a comida sana no está mucho mejor. Demasiadas comunidades están inundadas por tiendas en la esquina y expendios de comida chatarra. En miles de vecindarios a lo largo del país, es más fácil conseguir licor y un paquete de cigarrillos que una manzana. Y como decía mi abuela “eso simplemente está demasiado mal como para estar bien”.

Comunidades Creando Ambientes Saludables (CCHE por sus siglas en inglés) es una iniciativa nacional para invertir en las comunidades más golpeadas por estos problemas. Por medio de financiamiento, asistencia técnica y otras formas de apoyo, los proyectos financiados por CCHE se involucrarán en la promoción de políticas públicas, organización comunitaria y otras estrategias para atender los problemas de frente. Estamos arrancando fuerte ya que la primera cohorte de proyectos financiados seleccionada el otoño pasado se cuentan entre los grupos más dinámicos y avanzados en organización comunitaria en el país.

Al celebrar la vida y el legado del Dr. Martin Luther King este año, vale la pena reflexionar acerca de su observación hace más de 40 años que, “nuestra espinosa tarea es convertir nuestra fortaleza en un poder convincente.” Ellos están construyendo poder e influenciando la agenda pública para poder transformar nuestras comunidades e lugares en donde toda la gente puede prosperar. Al lanzar nuestra nueva Solicitud de Propuestas (CFP por sus siglas en inglés) para la cohorte del año que entra, buscamos a otros diez grupos con ese tipo de compromiso con el cambio transformador. Tal vez su organización puede jugar un papel vital para avanzar la visión de CCHE.

En solidaridad y hermandad,
Makani

Presione aquí para ver la nueva Solicitud de Propuestas y ver si su organización califica.