La historia secreta del Cinco de Mayo en los Estados Unidos

Una vez más llegó el Cinco de Mayo y con él llegan las celebraciones que reúnen a la comunidad Latina, especialmente a la mexicana a celebrar, este, híjole… ¿Qué celebramos el Cinco de Mayo? Si te interesan los experimentos sociales te invito a que al participar en algún evento del Cinco de Mayo le preguntes a la gente cuál es el origen de la celebración, tal vez te llevarás una sorpresa. Lo que lamentablemente no es una sorpresa es el uso y abuso que hacen de esta fecha las compañías de bebidas gaseosas, comida chatarra, cervezas y otros productos. Estas compañías que hacen dinero de nuestras comunidades vendiéndonos productos que nos enferman y nos matan mediante campañas publicitarias llenas de estereotipos se sumarán a los mensajes de los políticos que manifiestan su amor por “Los Hispanos” y olvidan sus promesas rotas a la hora de promover políticas públicas que respeten los derechos humanos y las dignidad de nuestras comunidades.

Pero nosotros no olvidamos, así que le pedí a mi comadre Teresa que está haciendo investigación sobre la historia del Cinco de Mayo acá en los Estados Unidos que me mandara una pequeña reflexión, aquí está y creo que es una excelente invitación a encontrar las razones genuinas para celebrar el Cinco de Mayo: Resistencia, Soberanía y Solidaridad!

Cinco de Mayo en las Fronteras by Dra. Teresa Van Hoy, O'Connor Chair de Historia Hispana de Texas y el Suroeste.

El año 2012 marca el sesquicentenario del Cinco de Mayo, la batalla de Puebla en la que los mexicanos derrotaron a las tropas francesas el 5 de Mayo de 1862. La historia secreta del Cinco de Mayo y la intervención francesa es que las y los latinos viviendo en los Estados Unidos se movilizaron para ayudar a México a recuperar su soberanía. Las y los méxico-americanos y los mexicanos y mexicanas expatriadas formaron clubes o “Juntas Patrióticas” para promover la lucha de Benito Juárez y los Liberales. A principios de 1863 casi se habían formado como 130 clubes – la mayoría en los campos mineros y en las ciudades de California, pero también algunos en Nevada, Oregón y a lo largo del Río Grande. Los clubes recaudaban dinero para comprar armas y para respaldar préstamos. Algunos incluso se sumaron a las expediciones, por ejemplo zarpando desde San Francisco a Guaymas y Mazatlán para ayudar en la lucha. Estaban tomando grandes riesgos, no sólo porque las tropas de Napoleón III eran las mejores del mundo en aquellos tiempos, sino también porque el Presidente Lincoln estaba aplicando la ley de neutralidad que hacia que el apoyo armado a México fuera castigable con multas y prisión (y los cónsules Franceses en San Francisco sobornaban a las autoridades del puerto para tratar de detenerles.) Los latinos usaron los periódicos en español a lo largo de la región fronteriza para apoyar sus clubes y convocar el apoyo de los residentes locales para defender a México. Mujeres latinas y mexicanas también participaron, incluso formando sus propios clubes, recaudando dinero y pasando armas de contrabando. Los hombres y mujeres de estos clubes formaron alianzas pan-latinas, invitando a chilenos y a cualquier otro que quisiera unirse a su causa para resistir el imperialismo europeo.

Hace 150 años las y los latinos en los Estados Unidos comprometieron sus vidas y escasos ingresos para una valiosa causa. Hoy, nuestra historia ha sido olvidada y el Cinco de Mayo ha sido burdamente comercializado y politizado. Podemos dejar que la solidaridad pan-latina y latinoamericana sea reducida a tacos y cerveza baratas y a anuncios de campaña?