Nueva ley en Perú logra avances importantes limitando la promoción de comida chatarra a los niños y niñas

En Perú, la recién aprobada “Ley de la Promoción de la Alimentación Saludable” promueve la salud pública a través de diversos programas y reglamentos. Hemos destacado, en un blog reciente, los programas para garantizar la comida saludable en las escuelas. Sin embargo, la ley hace mucho más que reglamentar los kioscos y comedores en los colegios del país. También regula la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a los menores de edad -- una disposición que podría tener gran impacto en la salud de los niños y niñas en Perú.

 

La ley prohíbe la promoción de alimentos con altos niveles de grasa saturada, azúcar y sal a los menores de edad. Estos son precisamente los alimentos que actualmente son promocionados a los niños con campañas multimillonarias tanto en Perú como en el resto del mundo. La nueva ley también proscribe el uso de juguetes o de celebridades para promocionar la comida no saludable. Además, bajo la nueva ley, la industria alimentaria no puede sugerir en su publicidad que los papás y las mamás son más generosos o inteligentes si compran ciertos productos para sus hijos.

 

Los productores de alimentos procesados en Perú han criticado la ley desde el principio, asegurando que las regulaciones son injustas para su industria. Actualmente, el gobierno está desarrollando el reglamento requerido para la implementación de la ley, incluyendo los parámetros técnicos de azúcar, grasa, etc., para clasificar a un alimento como no saludable. El gobierno convocará una comisión multisectorial para redactar el reglamento, y recientemente se ha señalado que representantes de la industria alimentaria podrán formar parte de esta comisión. Sin duda los productores de comida procesada están sumamente interesados en seguir promocionando y vendiendo comida no saludable a los niños, y es posible que pudieran usar esa oportunidad para debilitar la implementación de la ley.

 

Este desenlace sería tremendamente decepcionante. Al aprobar la ley, el gobierno eligió dar prioridad la salud de los niños en vez de proteger los intereses de la industria alimentaria. Es de esperar que los líderes políticos nacionales mantengan su compromiso a la salud con la implementación plena de esta innovadora e importante ley.